CIBERES

INVESTIGACIÓNINVESTIGACIÓN


Jesús Ruiz-Cabello Osuna, subdirector científico del CIBERES y jefe de grupo en el CIC biomaGUNE

“Las enfermedades respiratorias, por su complejidad y la presencia de múltiples factores en su desarrollo, serán grandes beneficiadas de los avances que traen las tecnologías emergentes”

El grupo que lidera Jesús Ruiz-Cabello Osuna en el CIC biomaGUNE centra sus investigaciones en nuevas aplicaciones y desarrollos de imagen que ampliarán el conocimiento a nivel molecular y celular de las diferentes patologías respiratorias, con el foco puesto en la búsqueda de nuevos biomarcadores en enfermedades vasculares pulmonares. En esta entrevista, el Dr. Ruiz-Cabello aborda los principales proyectos en los que trabaja su equipo, destacando los enormes avances que supondrán en el campo de las enfermedades pulmonares las nuevas tecnologías emergentes.

“Las enfermedades respiratorias, por su complejidad y la presencia de múltiples factores en su desarrollo, serán grandes beneficiadas de los avances que traen las tecnologías emergentes”

-¿Cuáles son las principales áreas en las que trabaja su grupo?

-El grupo, recientemente reubicado en el CIC biomaGUNE de San Sebastián, trabaja usando imagen, nanotecnología y metabolómica en la búsqueda de biomarcadores de distintas patologías respiratorias, principalmente de enfermedades vasculares pulmonares. También tenemos líneas paralelas, dado el carácter transversal del grupo, que nos ha permitido trabajar y colaborar con grupos dentro y fuera del CIBER, en trabajos muy dispares, por lo que no es raro vernos participar en publicaciones con un enfoque muy multidisciplinar, donde nuestro aporte está siempre centrado en esas tres líneas principales de nuestras investigaciones.

-¿Qué tipo de investigaciones desarrollan en el campo de las nuevas aplicaciones de imagen para el estudio de enfermedades respiratorias?

-Tanto de imagen funcional como molecular, utilizando distintas técnicas de imagen (PET, MRI y CT) como trazadores noveles (principalmente para medicina nuclear como para MRI). Somos uno de los grupos europeos de referencia en el ámbito de la imagen pulmonar. Hemos coordinado distintas redes de imagen pulmonar y actualmente tenemos solicitada una nueva que reúne a los grupos más innovadores en Europa en este campo. El balance medido por índices de productividad objetivos es muy positivo.

-Precisamente, acaban de recibir una ayuda de la Fundación BBVA para el desarrollo del proyecto Plaquemat, ¿en qué consiste este proyecto?

-Es un proyecto rompedor basado en la experiencia en imagen molecular iniciada y desarrollada en nuestro grupo por Fernando Herranz, actualmente en el CSIC, y las nuevas posibilidades que nos brinda nuestra incorporación al CIC biomaGUNE, con nuevos biomateriales y nuevas colaboraciones en el campo. Utilizando distintas aproximaciones y biomateriales, trataremos de realizar en una simple imagen un mapa de la arteriosclerosis in vivo. Intentaremos llevar este mapa hacia su aplicación en modelos cercanos a la patología humana en colaboración con el grupo de Jacob Bentzon del CNIC.

-Su grupo tiene otra importante línea de investigación en el área de la nanomedicina para el desarrollo de nuevas nanopartículas para el diagnóstico y tratamiento de diferentes patologías, ¿qué trabajos desarrollan en este ámbito?

-Hay varios trabajos, tanto en el campo de la imagen (varias publicaciones), como en el de los biomarcadores (patente y publicaciones) y en bioseñales (con una patente actualmente enviada con el miembro del grupo CIBERES Arnoldo Santos), con aplicación en medicina de precisión. En el campo de las enfermedades respiratorias quiero destacar un trabajo reciente muy ilustrativo de los desarrollos realizados últimamente por el grupo, que fue publicado en la revista Scientific Reports, en el que se presenta una aplicación de imagen molecular multimodal en el estudio de la inflamación pulmonar. Por medio de una solución célula-específica basada en nanotecnología se presenta un método de imagen para la detección de neutrófilos in vivo y cuantificación del reclutamiento de esta población celular en un proceso inflamatorio agudo. Este campo de la imagen multimodal y nanotecnología abre nuevas posibilidades similares con distintas dianas y biomateriales.

-Otro campo de trabajo de su equipo se centra en la metabolómica para el estudio de diversas patologías…

-Hay varios estudios en marcha. Uno de los más activos es en el campo de la enfermedad vascular pulmonar, como la hipertensión pulmonar, tanto en modelos como en muestras de pacientes, con varias publicaciones recientes en colaboración con otros grupos del CIBERES como el de Joan Albert Barberá en el Hospital Clinic de Barcelona y con Francisco Pérez Vizcaíno en la UCM de Madrid. Recientemente, se ha lanzado también un proyecto colaborativo coordinado por nosotros con distintas instituciones vascas financiadas por la convocatoria Elkartek. También somos muy activos en la búsqueda de biomarcadores en distintas infecciones pulmonares en colaboración con otros grupos CIBERES, como el grupo de José Domínguez y Cristina Prat del Hospital German Trias i Pujols de Badalona.

-En esta línea de trabajo, han demostrado la existencia de un perfil metabolómico específico en pacientes con tuberculosis, ¿cómo avanzan en la posible aplicación de este hallazgo?

-Efectivamente, este es un trabajo que ha merecido un tratamiento especial. Actualmente, hay una patente muy avanzada, y resultados que no solo confirman, sino que potencian, las posibilidades inicialmente exploradas. José Luis Izquierdo, investigador de nuestro grupo, trabaja activamente en estos desarrollos.

-¿Qué están aportando las tecnologías emergentes (nuevas técnicas de imagen, nanotecnología, terapias ómicas, big data…) al estudio de las enfermedades respiratorias?

-Son el futuro de la medicina. Todas estas técnicas aportarán tanto al diagnóstico como al seguimiento de la eficiencia terapéutica herramientas esenciales y un sentido a esto que se viene denominando “medicina de precisión”. Las enfermedades respiratorias, dada la complejidad y la presencia de múltiples factores en su desarrollo serán unas de las grandes beneficiadas de estas nuevas tecnologías.

-La revista Nature acaba de publicar los resultados de un estudio que demuestra la utilidad de un medicamento para la fibrosis pulmonar idiopática en el cáncer hepático, ¿cuál ha sido su aportación a este estudio y qué valoración hace de estos resultados?

-Mi aportación es doble. Por un lado, participé en la visualización no invasiva de los múltiples tumores hepáticos, algunos de ellos diminutos, para que se pudiera seguir la evolución del tratamiento novedoso. Esto fue un reto que nos dedicó un porcentaje inicial del proyecto para optimizar el contraste de los tumores en las imágenes adquiridas longitudinalmente a lo largo de la evolución tumoral y seguimiento del tratamiento. En algún momento del trabajo también se planteó la posibilidad de utilizar la nanotecnología para optimizar dicho tratamiento con este medicamento utilizado para el tratamiento de la fibrosis pulmonar. Aunque estos últimos resultados finalmente no fueron incorporados al estudio, creo que la aproximación puede ser interesante y de hecho hay una investigadora de mi grupo que lo está siguiendo.

-Como subdirector científico del CIBERES, ¿qué balance hace de la aportación del CIBER de Enfermedades respiratorias al progreso de la investigación en este campo en España?

-Muy positiva. El CIBER es todavía una herramienta esencial para hacer ciencia en España mucho más competitiva a nivel internacional. La interacción con los mejores grupos que trabajan en patologías respiratorias ha creado un caldo de cultivo y unas colaboraciones con otros grupos inmejorable para abordar problemas complejos. Iniciativas y proyectos corporativos, así como la participación en ayudas intermurales, han proyectado nuestras posibilidades y facilitado el abordaje de problemas muy complejos. También nos permite participar en iniciativas europeas con otros grupos con mayor posibilidad de éxito. 

-¿Cuáles cree que son los principales desafíos de futuro para el CIBERES?

-Flexibilizar toda la carga administrativa que nos ha sobrevenido con los cambios regulatorios en la adquisición de bienes y equipos, contratos, convenios, etc. Hay otro aspecto de desafío que es el de dotarnos de una estructura y política, clara y objetiva, que permita y facilite el acceso, renovación y sustitución de nuevos grupos dirigidos a incrementar la excelencia sin perder de vista la trayectoria de estos grupos y los avatares, algunos de ellos puntuales, que hayan podido tener en los años que se evalúan los grupos. Creemos que el CIBERES, como otras áreas CIBER, tendrá un problema de continuidad si no facilitamos el acceso y sustitución de los nuevos grupos, pero también si los mismos grupos actualmente en la estructura no son conscientes de las necesidades de renovación y riesgo de competitividad de nuestro entorno. Otro de los retos principales de CIBERES es el de aumentar la participación de nuestros grupos en proyectos internacionales e incrementar nuestra visibilidad hacia la sociedad. Creemos que el CIBER puede ser una estructura ideal para salir del laboratorio y llegar con mayor facilidad a la sociedad.

ciber

Centro de Investigación Biomédica en Red

Instituto de Salud Carlos III

C/ Monforte de Lemos 3-5, Pabellón 11. Planta 0 - 28029 Madrid

Tlf:: (34) 91 171 81 19 - (34) 91 171 81 18

e-mail: comunicacion@ciberisciii.es

web: www.ciberisciii.es

ciber
ciberbbn isciii
ciber
ciberbbn isciii
ciber
ciberbbn isciii
ciber